Categories
Uncategorized

Con mi amiguito

Con mi amiguito
Era día de semana cuando le dije a mi novio que saldría con unos amig@s, a la final era un amigo e íbamos en plan de divertirnos, ese día llevé un vestidito, que puso a mi amigo a mil, el pompis se me veía más grade y mis senos listo para ser comidos, ese día fuimos a un bulevar, una parte daba hacia la calle y la otra daba vista hacia una laguna, nosotros nos colocamos detrás de una especie de monumento, que es donde se colocan las bebidas y esas cosas, tipo parrilleras, al llegar me di unos ricos besos con lengua con mi amigo y el me apretabas las nalgas, cosa que me encanta, como estábamos solitos, era un día de semana, él aprovechó a tocarme mis senos, me sentía increíble y su pene ya se empezaba a endurecer, pero lo que más me excitaba de la situación, es que era en un ambiente al aire libre, que constantemente pasaba la policía y además le escribía a mi novio, me sentía la más puta de todas y eso me ponía aún más cachonda, yo le digo a mi amigo que ando urgida, que necesito que me coja ahí mismo, que necesito sentirlo dentro, el se coloca detrás de mi y me quita el semi hilo, y mete sus dedos, comienza a acariciarme y yo apoyada al monumento tipo posición de descanso, me muerdo los labios para no gritar, él como podía me volteaba la cabeza y me besaba, me metía su lengua hasta lo más profundo, una delicia, en esa, el sin bajarse los pantalones, solo se bajo el cierre, se acomodó mejor detrás de mí, y de una me insertó su pene, este si era grande, desde hacía mucho que deseaba que él me penetrara, desde la primera vez que se lo había chupado (ese es otro cuento), y comenzó a darme duro por mí vagina, me sentía fuera de este mundo, claro hubo momento en que se detenía pues pasaba alguien o la policía y disimulábamos, pero créeme que yo no quería que se parara, me sentía como perra en celo, él siguió bombeando con su verga y colocó sus manos en mis senos, ya a esa altura estaban al aire, él siguió, y siguió y yo le pedía que más duro, más duro, dale más duro y era un gran baile, él me llevaba, pero yo también le daba, quería el placer completo, en ese momento no me importaba donde estaba, solo quería llegar, de hecho esa vez tuve 3 orgasmo seguido, él lo saca pero aún su pene está erecto, él aún no había llegado y como no teníamos preservativo, no era buena idea que me llegara dentro… Aprovechando lo solitario, yo bajé hasta su pene, colocándolo frente a mi boca y me lo metí, él se estremeció, no esperaba esa reacción mía, pero yo quería lechita, me gusta tomarla directa del tubo… Me saqué el pene de mi boca, y comencé a jugar, él no quería, me dijo que no era hora para jugar y eso me m*****ó, y él me dijo que otro día me dejaría jugar, pero no le hice mucho caso y empecé a comerme ese pedazo de carne como me gusta, primero despacito, le daba besitos, me detenía en la punta y la chupaba, luego me la metía hasta el fondo y con mi lengua lamía sus bolitas, eso lo volvía loquito, pero él nada de juegos, y me agarró por mi cabello y empezó a cogerme por la boca, entraba y salía esa verga rápido de mi boquita, hasta que empezó a salir mi preciada lechita, obvio no podía quedar evidencia de nada y tenía que tragármela, pero ya al final la saboree y me relamía mis labios en busca de más lechita mirándolo a la cara y le dije, quiero más, no quedé llena y lo volví a provocar, él no quería pero no resistió al verme como una perrita en celos, quería más, me coloqué a espalda de él y empecé a menearle mi pompis y como aún andaba sin mi semi hilo, podía ver mi trasero desnudo y logré ponerlo a mil otra vez, y él me dijo me la pagarás perra y yo castígame, pero dame duro, solo así acepto el castigo… Esta vez fue más salvaje, mis senos al aire se movían, quería cubrirme y él no dejaba, me decía que las perras no tenían pudor, cualquiera que pasó en ese momento, me vio semidesnuda, me apretaba los senos, me sentía sucia, barata, pero sentía el placer más maravilloso del mundo así que me dejé llevar, no podía ya contener mis gemidos, y pronto descubrí que nos veían, al otro lado de la calle había una casa y nos veían y yo pedía más viendo al tipo, no le quitaba la vista de encima, él sabía que lo veía y se quedó, en eso mi cel repica y es mi novio, hacía rato que no le escribía y él me llama para ver si no pasaba nada malo, yo no quería contestar, pero mi amigo me obligó, me dijo que si no respondía paraba, y a como estaba, ya tenía como 3 orgasmos en busca de más, no podía dejar que parara, así que atendí, apenas podía hablar, mi novio me decía no sé que cosas y yo aja, sí, ok, ok con voz temblorosa, no podía siquiera respirar bien, y en ese momento tuve un orgasmo con mi novio al cel, mis piernas flaqueaban y yo en serio me sentía la más puta de todas, y mi amigo me daba más duro, más duro hasta que tuve un último orgasmo y le grité a mi novio, y colgué, me senté en el piso con las piernas abiertas con vista a la laguna, mi amigo se coloca frente a mi indicándome que es hora de sacar mi lechita, lo agarré y empecé a mamarlo, a chuparlo, hasta que me tragué todo de nuevo, me acomodé y cuando me iba a colocar mi semi hilo, él me dijo que lo quería de recuerdo, que se lo dejara, y eso hice, paramos ahí porque solo era un encuentro casual y yo debía venirme a mi casa, tenía un compromiso… Porque quería ir a un hotel a seguir, pero el deber llama jejejejeje.
Espero les haya gustado, besitos :*

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *