Categories
Uncategorized

PEDALEANDO HACIA EL DELIRIO

PEDALEANDO HACIA EL DELIRIO
PEDALEANDO HACIA EL DELIRIO

No era una salida en bici más…
Toda la semana esperando para una ruta hacia la playa, una espera que se había echo más ansiada después de unos días sin poder expresar y satisfacer sus deseos.

Ropa de deporte, bici, mochila… no faltaba nada.

Saliendo dirección hacia el río comienzan a surgir las miradas, miradas lujuriosas que ambos reafirmaban con risas inocentes.

Bajan a la par del río, por el carril bici cruzándose entre deportistas, esbeltos, altos, fuertes,… gente luciendo sus magníficos cuerpos sudorosos que no hacen más que avivar la pasión de nuestros protagonistas, que tan sólo en el trayecto ya pierden el control de sus perversas mentes.

Ella se coloca en primera posición, con su pantalón ajustado transparentando,… deja poco a la imaginación. Con el bañador en la parte superior mostrando su voluminoso pecho y dejando anonadados con su escote a todo el que circula en dirección opuesta.

El pedalea detrás sin perder el ritmo para contemplar su trasero, sin poder ocultar bajo su bañador la evidente excitación.

Ella se vuelve cada diez metros para no perderle de vista y cuando observa el percal, comienza a excitarse de igual manera. Se siente mojada, los cuerpos siguen pasando a su alrededor y no dejan de mirarla de manera indecente. Eso la excita cada vez mas y empieza a frotarse disimuladamente con el sillín mientras pedalea.

Su clara excitación y sus movimientos anormales sobre el sillín no hacen más que enloquecer a su perseguidor que le anima a incrementar el ritmo para llegar antes a su destino, una tranquila y solitaria cala donde podrán liberar su pasión.

Llegados al destino bajan de sus bicis y se dirigen a la costa, donde encuentran una zona sin tránsito de gente para poder extender sus toallas.

Allí están bajo el sol abrasador, acalorados, sudorosos y llenos de deseo.
Se miran…
Sonríen…
Y se revuelcan…
Se besan con pasión, sus lenguas batallan y sus labios se fusionan.

Empiezan a jugar con sus manos. El acaricia sus muslos sobre el pantalón, subiendo hacia sus caderas para acabar metiendo mano a su entrepierna que no para de mojarse. Mientras ella alterna caricias entre su cabello y el bulto prominente bajo su bañador de él.

Ella decide entonces quitarse el pantalón, y él deja su pecho al descubierto quitándose la camiseta.

Entre morreos comienza a masturbarla por encima del bañador acariciando también sus pechos. Ella esta tan excitada, tan mojada que sus fluidos empapan el bañador. El no se resiste y lo retira hacia un lado dejando su vagina al descubierto y dispuesta para meterle los dedos.

Con el índice y el corazón penetrando comienza la masturbación, presionando con su pulgar sobre el clítoris.

Ella comienza a gemir y para excitarse más mete su mano bajo el bañador de él, agarra con fuerza su pene empezando a masturbarle al mismo ritmo que quiere para ella.

La playa parece desierta o al menos para ellos que implicados en la faena se olvidan del entorno y no paran de darse placer.

Él esta tan excitado por la situación, por la cara de placer de ella, que esta a punto de correrse, cierra los ojos… pero ella se percata y detiene su agitación.

Se levanta y sale directa hacia el agua incitando para que él la acompañe.

De cabeza al agua! Dentro del mar se abrazan y siguen sus apasionados besos y toqueteos.

Como dos caballitos de mar se acoplan y comienzan a follar en el agua. Ella de cara a la arena vigilante de que no se percaten los transeúntes. Y el penetrando por la retaguardia al ritmo de las olas.

Ella sintiendo cada arremetida, acompañada del golpe de cada ola en sus nalgas como si de azotes se trataran.

Se dejan llevar, el mar parece volverse más bravo y las embestidas cobran más ritmo, todo fluye al compás y el momento de éxtasi parece llegar.

Alzan la mirada y alguien parece observar pero ya no pueden parar. Se corren perdiendo el norte, cayendo sobre el mar, arrastrados hacia la arena.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *