Categories
Uncategorized

Fantasía inesperada con un buen amigo

Fantasía inesperada con un buen amigo
Quien lo hubiera imaginado, nunca pensé que diría esto, pero me encantó la sorpresa.

Siempre había salido mucho de fiesta con los amigos y uno de ellos Alberto era el que me iba a sorprender.

Justo hacía ya un año o unos meses que me confesó que salía con un chico, aún lo recuerdo en un botellon le costó mucho, pero lo dijo, el destino quiso dejarlo en el mercado nuevamente, ya que el chico con el que salía le engañó, Alberto era bisexual en aquella época y joder el cabrón ligaba muchísimo con tías y tías espectaculares, también calzaba un buen rabo, siempre le decíamos en plan de coña tripode.

Siempre alguna vez nos habíamos sobado la polla en plan de broma mientras estábamos de fiesta, nunca fue a más ni con ninguna intención.

El caso que un día nos fuímos de fiesta como tantísimas otras veces y como tantas otras, había una posibilidad de que me quedase a dormir, ya tenía hasta mi cama la de su hermano, puesto que lo había hecho muchas veces y siempre que lo hacía acompañado de alguna, como digo era una noche más.

El alcohol corrió en muchos cubatas, fumariamos algo de maria que traería alguno del grupo, Alberto siempre tosía tras una calada y siempre era la risa, el caso que sobre las 06 decidimos irnos para su casa, volviamos a su casa los dos SOLOS ninguno ligó íbamos hablando tranquilamente yo incluso pensando en pillar un taxi porque iba aún algo borracho y estaba pensando en pillar un taxi, llegamos a su casa, me invitó a tomar algo en su casa ya que lo normal era que fuéramos a algún horno o pastelería a tomar algo y justo estaba cerrado donde íbamos siempre, de repente nos vimos en el portal y en silencio, apoyados los dos el uno contra el otro de lo cansados que estabamos.

Cogimos el ascensor en plan haciendo el tonto y sobándonos el culo para empujarnos para dentro (Ya digo que esto lo habíamos hecho otras veces y al final era unas risas tontas, sin ningún interés), el caso que no sé quien empezó, pero empezamos a besarnos como unos locos en el ascensor, primero cogiéndonos de la cabeza y no dejando que el otro se apartase, ya que por reflejo lo hacíamos, pero a la vez apretábamos la cabeza del otro para que no se apartase, vivía en un 10 y el ascensor tardaba bastante en subir, cuando fuí consciente de lo que pasaba estaba él sobándome mi polla por dentro del pantalón, increíblemente me estaba encantando me excitaba muchísimo, no dejabamos de besarnos como locos, empecé a sobarle su enorme polla, joder si era enorme, encima estaba creciendo por momentos era mucho mas grande que la mía, el ascensor paró y como un reflejo nos soltamos.

Yo estaba flipando y en realidad quería marcharme, pero algo me empujaba a quedarme, Alberto me dijo:

– Pasa anda y quedate, que no estás para conducir!

Una frase que me había dicho muchas veces. Pasé dentro y acto seguido nada mas cerrar la puerta empezamos a besarnos otra vez y a sobarnos nuevamente, pero esta vez Alberto llegó a sacarme la polla del pantalón y empezó a masturbarme suavemente, de golpe Alberto paró y me dijo:

– Ahora vengo que tengo que ir un momento al baño, pasa al salón o a la habitación donde duermes lo que quieras, dame 5 minutos …. Todo esto mientras se chupaba los dedos del líquido que rebosaba de mi pene mientras se alejaba.

JODER Estaba flipando, estaba muy muy cachondo, excitadisimo.

Le dije:

– Paso a la habitación
– Perfecto! Termino en seguida y voy esperame allí.

Fuí a la habitación y me desnudé y me quedé mirando mi pene, estaba durísimo, como pocas veces antes había estado, empecé a oir unos ruidos que no acertaba que era por el contexto en el que estaba acercandose a la habitación, cuando apareció Alberto con unos tacones de plataforma negros de charol, unas medias con liguero, el pene apuntandome a mi que sobresalía de una faldita de cuadros, una camisa blanca ajustada en plan colegiala, los labios pintados de rojo y una peluca rubia.

Mi primera reacción fue reirme!

– Jajaja Que haces tio???
– Tio, no tia! Siempre andas contándome que esto es tu deseo y ahora lo he cumplido para ti
– Hombre ya, pero en una tía no en tí, jajajajjaj

Parecía que lo hubiera ensayado, ya que empezó a andar hacia mi como si hubiera andando con tacones siempre, se puso a 4 patas delante mía….

– Bueno tu si quieres riete, pero yo voy a empezar lo que he empezado en el rellano, ah y quiero que llames Noe a partir de ahora.

Me cogió el pene y empezó a masturbarme suavemente, mirándome y mientras se mordía el labio y ponía cara de viciosa.

– Te gusta (me preguntó)
– Si (contesté de reflejo y aguantando el correrme)
– Te vas a correr pronto?
– Creo que si.

Entonces empezó a chupármela como una loca, a una velocidad frenética.

Cogí su cabeza y me aseguré de que no se soltase y aunque lo hacía a voluntad le obligue a comerla sin parar y en seguida acabé corriendome en su boca.

Acto seguido se levantó rápidamente de su posición de 4 patas y empezó a besarme y a pasarme mi propia leche aún caliente y a la vez que estábamos besándonos noté como se estaba acomodando mi polla para metérsela en su culo, la cual entró sin problemas y empezó a mover el culo sin parar, mientras no dejábamos de besarnos y saborear mi leche en su lengua, a la vez noté como se iba poniendo como una piedra su polla, ya que estabamos pegados.

Se separó poco a poco y aún goteaba mi leche entre mis labios y los suyos, mientras no dejaba de saltar y ahora veía como su enorme polla daba saltos de su abdomen y golpeaba el mío, le cogí la polla y empecé a masturbarla, empezó a jadear como una perra que era en ese momento.

– Dios me está encantando !! (le dije)
– Y a mi quiero que me folles el culo!

Como buena perra que era, sabía que quería sufrir, le pregunté si se iba a correr si seguía saltando, me dijo que si, así que la aparté.

– Que haces?? Quiero que me la metas!
– No !
– CABRON! Quiero esa polla en mi culo!
– La tendrás, pero ahora no.

Me fuí al baño a limpiarme la cara y a enjuagarme la boca, picaba al final de la garganta, imagino que por la leche.

Volví y estaba como yo quería tumbada en la cama y por supuesto aún tenía su enorme polla durísima. Se me puso a 4 patas esperando a que se la metiera, ya que yo aún tenía la polla durísima.

– Te he dicho que no!
– Como que no cabron? Yo también me quiero correr!
– Lo sé, pero quiero que sufras! Y vas a esperar un rato a que vuelva a metertela, que la tengo escocida.
– Si? Pues me da a mi que hoy no, porque estoy muy cachonda!

Aún no sé como, el muy cabrón (eso salió de su lado masculino) me tiró contra la cama, caí a los pies es decir mi espalda chocaba contra el colchón y cuando me quise dar cuenta tenía su polla enorme follándome mi boca!

La imagen era espectacular, veía a Alberto o Noe, como estaba apoyada en la cama con los brazos y a la vez estaba follandose mi boca con su enorme pene, me estaba encantando, jamas pensé que esto fuera real, pero estaba como loco, empecé a coger su culo con mis manos y apretarlo contra mi boca, luego me cogió un dedo mio y me lo metió en su culo, noté como me cogía con una mano la cabeza y me empezó a apretar contra su pene y gritó.

– Me voy a correr!!!

Empezó a tirarme litros por la boca, no pude mas que abrir la boca y lo que no podía retener salía por las comisuras, era una cantidad enorme! bajó y empezó a besarme.

En seguida nos levantamos y se puso de espaldas a mi y con el culo en pompa.

– Aquí tienes tu culo para terminar la faena.

Le comí primero un poco más el pene y los huevos, joder el sabor del pene era increíble tenía ganas de no terminar, pero lo solté y empecé a darle por el culo como ella quería, primero embestidas suaves y cada vez más rápido, mientras cogía su pene y lo iba masturbando aunque a medida que aumentaba el ritmo solté el pene y lo hacía ella.

– Me voy a correr!!!
– Hazlo dentro, hazlo dentro !!

Acabé corriéndome dentro y ella también en la cama además una buena cantidad.

Saqué mi pene de su culo y me tumbé en la cama, nos estuvimos comiendo un rato las pollas mutuamente en plan relax.

Luego cogimos las sabanas, las metimos en la lavadora, nos duchamos juntos rozandonos los penes duros sin parar y masajeandonos y nos acostamos.

Quedamos a hablar otro día, pero eso ya se verá…..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *