Categories
Uncategorized

motera acuatica 3

motera acuatica 3
La lleve hasta la cama sobre la cual la tendí, cubriendo su cuerpo de besos mordiscos y lametones, aprendiendo el mapa de sus lindas curvas. Ella se dejaba hacer, solo gimiendo al compás de mis caricias. Acaricie sus pechos sus sabrosos pezones erguidos, duros como la piedra, sabrosos como una dulce fruta tropical acercando mis caricias a su monte de venus pero sin tocarlo, creando un dulce sufrimiento al cual no resistió mucho tiempo.
“Álvaro cómeme me grito, cómeme el coño no puedo más quiero sentir tus labios sobre mi clítoris tu lengua sobre mis labios chúpame por favor “.
Introduje mis manos entre sus delicados muslos y apartando sus piernas pude ver en todo su esplendor ese rico monte de venus, esa rajita dibujada y ese delicioso clítoris erguido asomando entre sus labios pulposos. Sujetando mi cabeza la acerco hasta que mis labios sintieron el calor de su rajita, que mi lengua ávida lamio su clítoris. El sabor de su jugo más íntimo lleno mi boca, delicioso sabor tal un niño disfrutando de su piruleta mi lengua recorrió su coño introduciéndose en su vagina follandole su cueva saboreando su sabor.
Me cambie de postura para dejarla chupar mi polla, mientras le comía esa fruta suculenta, su respiración y la mía se acompasaban sus gemidos hacían vibrar mi pene hundido entre sus labios. La chupe intensamente desde su clítoris hasta su culito recreándome en este último. Cada vez que mi lengua lo rozaba un fuerte gemido se escapaba de su boca, disfrutaba de mi lengua volví a su clítoris que cogí entre mis labios y lo chupe fuerte hasta que sentí que su espalda se arqueaba que su respiración se entrecortaba, introduje dos dedos en su vagina y seguí el juego en su clítoris un fuerte mete y saca de mis dedos y mis boca juguetón le arrancaron un orgasmos tan fuerte que entre gemidos y gritos sentía sus dientes en mi pene,
Sentí como se corría varias veces seguidas, bebí todo el jugo que manaba de su fuente intima.
La mantuve así un largo rato hasta que suplicando “para para déjame respirar me matas Álvaro “
Lorena tú también me matas te voy a follar como nadie te a follado jamás, la volví a cuatro patas me coloque detrás , mi pene estaba a punto de estallar lo introduje en su apretada vagina sin mucho miramiento de un golpe hasta que mis huevos chocaron contra su monte de venus, un grito de dolor y sorpresa seguido de un fuerte gemido, “ estas enorme me llenas la vagina me vas a romper me dijo, follame, follame con toda tu alma” aferrado con las manos a sus caderas y manteniendo un ritmo casi frenético la estuve taladrando largo rato hasta que sentí que se venía de nuevo , entonces pare en seco ella me grito no pares follame Álvaro por favor me corro”.
Quiero ver tu cara mientras lo haces entonces la volví y me instale entre sus piernas introduciendo ahora mi miembro despacito, “quiero disfrutar viendo tus ojos y tu cara mientras te follo y más aún mientras te corres”.
Mi polla entraba y salía despacio de su húmeda vagina, ella arqueaba la espalda intentando mantenerla dentro, sentía su calor sus jugo chorrear por mis huevos. Acelerando el ritmo veo como sus labios se cierran sus dientes se aprietan sus ojos casi se vuelven. Entonces acelero aun mas hasta que un fuerte grito rompe el silencio de la noche un “me corro” que le salió del alma, jamás he visto mujer tan bella mientras le invade el placer. Entre gritos y gemidos su cuerpo convulsionaba en un intenso orgasmo. Yo también me corrí susurrando su nombre entre gemidos “Lorena siiiiiiiiii ahaah” un fuerte chorro de caliente semen innundo su vientre, mis gemidos se unieron a los suyos y nuestros cuerpos cayeron rendidos.
Una velada inolvidable, por lo menos para mi aunque creo que para ella también porque nos despidimos con un fuerte abrazo y un hasta pronto que se me grabo en el alma. Creo que visitare a la familia mas a menudo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *